drawing hands Linkedin

ISA, Capitulo Argentina: una invitación a delinear nuestro futuro

Mauritius Cornelius Escher nunca recibió entrenamiento formal sobre matemáticas, sin embargo, durante su vida mantuvo un constante intercambio epistolar con matemáticos tales como George Polya, Roger Penrose y Harold Scott Macdonald Coxeter. Este dialogo inspiró muchas de sus más conocidas ilustraciones, al punto que tales imágenes se transformaron en representaciones icónicas de muchos conceptos que dichos científicos desarrollaron.

Uno de los dibujos más fascinantes de Escher se llama “Mano Dibujantes”: en dicha obra una mano derecha parece emerger del papel para tomar un lápiz y dibujar una mano izquierda la cual a su vez sostiene el lápiz con el que va esbozando la mano derecha.

Este juego mental está relacionado con conceptos tales como la percepción de la realidad y la relación entre la geometría euclidiana y la no euclidiana. Me parece que una lectura adicional puede llegar a interpretar esta imagen como una metáfora del autoaprendizaje, de cómo podemos convertirnos en autores de nuestras propias vidas.

Hace un par de meses recibí el llamado de un cliente y amigo, invitándome a participar del relanzamiento del capítulo Argentina de ISA, la “International Society of Automation”. Yo me había afiliado a ISA un año atrás, cuando dejé de trabajar en una empresa multinacional dedicada a la Automatización de Procesos y me propuse tomar el camino del profesional independiente (o freelancer, el termino más usado actualmente).

Acostumbrado a la sobreabundancia de información técnica de la que simultáneamente goza y padece el universo corporativo del control automático, mi interés era no perder el contacto con el rápido avance de la tecnología.

Conforme fue pasando el tiempo, descubrí un hecho muy interesante: gran parte de ese avance tecnológico estaba relacionado con el trabajo de organizaciones sin fines de lucro, siendo ISA el modelo a seguir en muchos casos.

Vista desde afuera, ISA parece ser una organización lejana, en la que selectos y encumbrados expertos desarrollan normativas, métodos y recomendaciones para la industria.

En realidad, ISA está conformada por profesionales con mucha experiencia y también por personas que, al igual que Escher con la matemática, tomaron el camino del autoaprendizaje cuando descubrieron su fascinación con el mundo de la automatización.

En cierta forma ISA es la mano que forma a los profesionales que a su vez permiten, a través de sus comités y grupos de trabajo, generar tanto la información técnica como los medios adecuados para transmitirla a la siguiente generación de interesados en el control automático.

A través de ISA logre relacionarme con personas sobre las cuales hemos leído o escuchado historias de un tono casi legendario, como Richard “Dick” Caro, una de las personas que trabajaron en la especificación de Foundation Fieldbus, entre otros. De hecho, mantengo un frecuente intercambio de emails con miembros de distintas partes del mundo.

Lo más sorprendente fue descubrir el espíritu de comunidad vigente entre los miembros y el interés demostrado en colaborar en la resolución de problemas y en la transmisión del conocimiento.

Quienes no hemos deseado alguna vez, frente a algún problema en nuestro trabajo, estar en contacto con la o las personas que desarrollaron la tecnología que nos presenta dicho problema.

Bien, esta es la posibilidad que brinda ISA: frente a tal problema es muy posible que ya sea mediante los foros, el networking o las interconsultas, uno termine recibiendo ayuda de aquellos que estuvieron detrás de las tecnologías con las que lidiamos.

En un contexto laboral en el que cada vez más dependemos de nosotros mismos para aprender y mejorar nuestras habilidades, ISA provee la posibilidad de acceder a información técnica, normativas, cursos de capacitación y entrenamientos de alto valor agregado, siempre desde un punto de vista imparcial, con la garantía de que la información recibida no contiene tendencias hacia una u otra marca y con la seguridad de que dicha información ha sido verificada por expertos.

ISA provee además la posibilidad de formar parte de los comités que generan dicha información y de esa manera volcar la experiencia adquirida en nuestro desempeño profesional para que otros puedan utilizarla. Así mismo ISA ofrece la oportunidad de certificar esos conocimientos e incrementarlos, con lo que nuestra experiencia personal puede contar con el aval de una organización ejemplar de carácter global.

Un par de meses atrás, mientras estaba de vacaciones, empecé a dibujar como hobby y descubrí que como toda actividad en la vida hay reglas y métodos cuyo conocimiento nos facilita inmensamente la tarea que queramos acometer. Después de practicar, leer y aprender mediante tutoriales en foros de dibujo en Internet, decidí atreverme a intentar emular la obra “Manos Dibujantes” de M.C. Escher. El resultado de dicho atrevimiento es la imagen que inicia estas líneas. Mientras pensaba en como redactar este artículo redescubrí el ideal de ISA: que podamos contribuir al desarrollo de aquello que en un momento nos deslumbró.

La propuesta de ISA es fascinante, una invitación a aprender y a compartir lo aprendido. Creo firmemente que es un convite que tendríamos que probar.

ISA Argentina los convoca a participar de esta obra en continuo desarrollo, ¿porque no aprovechar tal oportunidad?

Autor: Mirko Torrez Contreras

Presidente ISA Sección Argentina

Consultor independiente en Automatización de procesos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *